Si algo le pido a la vida,

es que no me faltes nunca.

martes, 8 de noviembre de 2016

He vuelto a caerme.

Tengo la sensación de que estoy volviendo atrás porque este dolor me resulta familiar. Otra vez he perdido. Te has ido y he vuelto a tropezarme con la misma piedra de siempre, la del olvido. Otra vez empiezo de cero y me toca seguir las pautas de siempre. Las noches en vela, todos los 'te quiero' que se quedaron en el aire y este puto nudo que se me ha hecho en la garganta con todas mis ganas de gritarte que te quedes, que puedo hacerlo mejor. Pero te has ido, y contigo se han esfumado todos los planes que un día hicimos para dos.

Ahora han dejado de importar todas las noches que pasamos abrazados. Todas y cada una de las veces que sonreíste por mi culpa y esas ganas de más. Porque te has ido. Otra vez he vuelto a perderme y no estás aquí para agarrarme de la mano y prometerme que todo va a salir bien. Joder, que ahora no sé qué dirección tengo que tomar porque me da miedo dar un paso sin ti. Me da miedo levantarme mañana y ver que de verdad no estás, que te has ido y que ahora me toca aprender a vivir sin ti, porque no quiero. No quiero un puto día sin esa sonrisa.

No quiero seguir
sin ti,
sin las sabanas arrugadas,
sin el desayuno en la cama
o las duchas a cualquier hora.

No quiero una vida sin ti
porque
mi amor,
contigo
supe
por primera vez
qué era ser feliz.