Si algo le pido a la vida,

es que no me faltes nunca.

lunes, 7 de marzo de 2016

No te vayas.

Dime, ¿de que valió esperar si al final hemos sido solo cuestión de tiempo? Si nos hemos quedado esperando a que ocurriéramos y se nos ha pasado la oportunidad de salir bien. 
Dime, ¿de que valió creer si al final nunca existimos? Si estuvimos a punto de tocar el cielo y hemos despertado entre toda esta realidad que no nos lleva a ninguna parte. Dime, ¿qué se supone que tengo que hacer ahora? ¿qué cojones toca? ¿ir? ¿volver? ¿creer? Dime, joder, porque yo me estoy perdiendo y no te encuentro en ningún lado, y empiezo a notar que sueltas mi mano, y hace frío, y tengo miedo. Empecé a ser un poquito menos yo para tener un poquito de ti y ahora las piezas no paran de moverse y esto está hecho un lío. Así que dime, por favor, qué nos toca hacer ahora para volver a tener motivos suficientes para seguir intentándolo. Que sabes que te sigo, que a veces ya ni siquiera sin ti puedo. Que estás. Que siempre querré que estés, y que aunque a veces parezca que me va a explotar la cabeza, no hay nada que calme más que ver esa sonrisa.