ríete,
mucho;
ríete tanto que duela.

miércoles, 19 de abril de 2017

Si pudiera.

Si tuviera a mi yo de hace tres años delante de mí le pediría que fuera con calma. No por querer primero vas a querer mejor. Le diría que tuviera paciencia y que, con el tiempo, aprendería a no dar tan a la ligera el corazón. Le explicaría que no tiene culpa, que el amor viene y va y tiene por costumbre llevarse a personas por el camino. Le explicaría que si algo no puede ser no es porque el mundo te quiera en su contra, sino porque hay personas que nunca encajarán por mucho que se quieran. Le diría que dejara de odiarse y de echarse las culpas de cosas que quizás, y sé seguro, son de dos. Que no vomite palabras en momentos de rabia cuando podría arrepentirse después. Que siguiera cometiendo errores, pese a todo. Las personas son más humanas cuando cometen errores, no cuando aciertan. Después hablaría sobre esa espinita que tiene clavada y esa manía de echarnos sal a una herida que, en el fondo, no queríamos que cicatrizara.

Le contaría que hay cosas que creo que nunca van a cambiar. Las inseguridades seguirán. Y los miedos, sobre todo los miedos; pero que, hemos aprendido a querernos. A querernos bien, y a perdonar. Que a quien siempre quisimos en nuestra vida sigue ahí, y que aparecerá gente nueva con ganas de hacernos feliz. Aunque a veces nos cueste creerlo. Y, para terminar, la abrazaría, la abrazaría tanto que esperaría en un desesperado intento, recomponer todos los rotos que sé que tendrá que arreglar sola.

Y que, tal y como estáis viendo, arregló.