Si algo le pido a la vida,

es que no me faltes nunca.

martes, 20 de enero de 2015

Brgs 1228.

Busqué lo mejor para nosotros. Busqué hasta tus ganas, por si te faltaban. Y ahora no sé si esto es rencor, odio o igual sigue siendo amor. Pero amor con dolor, con todo este daño que has hecho sabiendo que lo hacías. 
No diré que nunca te importé porque sé que mentiría; pero ya que nos ponemos sinceros te diré que creo que ya no te importo desde hace mucho. Que buscaste alargar esto para tenerme aquí de brazos cruzados esperandote porque realmente lo querías mientras tú vivías la vida allí. ¿Y decías que lo hacías por necesidad? ¿Y yo qué? ¿Es que crees que no necesitaba un abrazo o tener a alguien que me quisiera a mi lado? La diferencia está en que yo lo quería también, pero no me bastaba con cualquiera. Yo lo quería, pero si eras tú. 
Y ahora no me vengas con cuentos de que te hice daño porque no tienes ni puta idea del que me hiciste tú a mi, o bueno sí, porque tu hacias las cosas sabiendo que dolerían. Porque sabias que te quería y que me haría daño todo esto, y aun así solo pensaste en ti. En tu felicidad momentánea, en busca de algo que sabes que solo te daré yo. 
Pero ahora lo has perdido, sí, esta vez es de verdad. Esta vez me has perdido y juro que no pienso volver a atrás. Nunca me sirvió de nada creer que me querías, si ni siquiera lo demostrabas. ¿Me quieres? ¿Si? ¿Entonces por qué no somos de esas parejas que luchan por estar juntas pese a la distancia? Dame un motivo razoble por el que creer que ahora no es un buen momento y que merece la pena esperarte. Si. A ti. Porque está claro que tú a mi no me esperas desde hace mucho. Que hasta el mas tonto sabe que te habría esperado toda la vida si me lo hubieras pedido; y que pena que ahora, una vez mas esto se haya quedado en simples ilusiones.