ríete,
mucho;
ríete tanto que duela.

martes, 30 de diciembre de 2014

Bon voyage 2014.

Volvemos a estar aquí. Han pasado 365 días más y si me paro a pensarlo, han ocurrido demasiadas cosas este año. Algunas buscadas, otras deseadas y otras simplemente han ocurrido. He echado de menos hasta lo que, se supone, tenía. He reído como nunca lo había hecho, he esperado, he salido, viajado y conocido demasiada gente increíble; pero sobre todo, he querido. He querido de verdad.

El día uno de este año me propuse cambios, retos que a día de hoy puedo decir orgullosa que he cumplido. Quizás no todos, pero hasta donde he llegado, me siento orgullosa. He sido feliz, igual no todo lo que quería, pero lo he sido; cosa que quizás muchos de vosotros no hayáis podido tener por motivos propios. 
La mayoría aunque no lo creáis sabéis más de mi vida que muchos que creen conocerme, bien por twitter o por cualquier cosa. Habéis aguantado mis lloreras, mis noches de bajón y mis días de "voy a ser feliz porque me lo merezco". Habéis visto, aguantado y sobre todo cotilleado mis historias, y me habéis apoyado en ellas e incluso, os habéis alegrado de mi felicidad. Y eso, eso dice muchísimo de vosotros. 

Hace un año empecé con esta cuenta de una manera sin esperar que fuera a ser lo que es hoy. Sin esperar conocer a tanta gente y ni mucho menos, creer que alguien, sin conocerme, pudiera preocuparse por mi y sentirse tan yo. 
Sé que soy la primera que dice que la vida es una mierda y que el amor solo sirve para hacernos daño. Que, cuando tengo los días tontos hasta soy las más borde del mundo; pero como todos, supongo.
Con esta entrada no busco contar como ha sido mi año, a la mayoría creo que no os interesa y a los que sí, ya os habéis preocupado de cotillear en el ask. Con esta entrada solo busco decir y demostrar que pese a todo, hay que buscar el lado bueno de la vida. Ser feliz. Miradme a mi, yo nunca pensé que iba a encontrar a alguien que me quisiera de la forma que lo hizo y aún así apareció, y me hizo feliz. Que sí, que nada es eterno y las cosas buenas acaban pero, ¿por qué en vez de quejarnos de la vida que tenemos no disfrutamos y aprovechamos las oportunidades cuando aparecen? Que si lo pensáis, siempre va a haber alguien que quiera vernos bien, y nosotros mismos queremos ver bien a mucha gente. Con lo fácil que es hacer a alguien sonreír y lo que nos cuesta a veces dar el brazo a torcer, eh. 
Así que, hacedme el favor de disfrutar de las cosas buenas de la vida, que os aseguro, son muchas. Reíd, joder, que no pagan por ello pero siempre sienta bien. Llorad, pero a ser posible, de felicidad. Y sobre todo, creed en el amor. En encontrar a esa persona que os haga daros cuenta de que la vida no es bonita sin ella. En valoraros. En creer en los imposibles. En comeros todos esos kilómetros que tantas veces ha parecido que incluso se nos multiplicaban. Buscad ese alguien que os saque una sonrisa cada día. Enamoraros joder, que es lo más bonito de la vida; y dejad las penas para mas adelante. Que tiempo quizás tengamos mucho, pero esta etapa en la que hasta lo mas pequeño del mundo se nos hace grande con una simple sonrisa o lágrima, merece ser exprimida y estar llena de buenos momentos. 

Mi propósito de año nuevo no es adelgazar o aprobar todas en verano. Mi propósito este año es disfrutar y superar este año que se queda atrás. Es reír el triple y llorar la mitad. Es quererme y querer. Es hacer que este si que sea mi verano o quien sabe, poder decir "el nuestro". Ser feliz por mi y por todos los que luchan porque lo sea cada jodido día. 
Así que, ¿alguien se apunta?