Si algo le pido a la vida,

es que no me faltes nunca.

domingo, 19 de octubre de 2014

¿Te acuerdas? Decían que la vida no valía la pena, estaba claro que no te conocían.

Por una vez no busco palabras que me digan que todo va a salir bien, ni mucho menos, que crean que saldré de esta. No sin ti.
Mi vida ha sido un constante sube y baja desde que te conocí, no busqué quererte y sin embargo lo hice; por ti, por mi, por tu felicidad y porque eso conllevaba a la mía.
Y te perdí, como pierdo todo; por miedo a perder. Por no querer caer siempre acabo tropezando con esta puta piedra, la esperanza. Esperanza de ser feliz y que alguien luche por mi sin dudarlo. La esperanza de levantarme cada mañana y creer que  la vida no es bonita si no te tengo. Creer que pese a todo, el jodido día que te vea hará que todas las lloreras y las noches que me he sentido sola, no hayan sido en vano. Pero para variar, acabo abriendo los ojos con un tortazo, de esos que hacen que absolutamente todo, deje de valer algo.

Nunca busqué que esto llegara a más de un simple 'hola' a través de un chat, y sin embargo, una vez más mis palabras vuelven a estar rotas, a estar vacías de tal manera, que crea que nadie pueda arreglarme. He luchado por algo que al final, solo ha sabido darme puñaladas y dime tú para qué sirve seguir aquí si nada de lo que quiero lo tengo. Si mis mañanas son oscuras, y las noches ni te cuento. Si mi manera de ver la vida y mi futuro se han vuelto gris porque ya no te veo en ellos. Si las promesas y los 'te quiero' se quedaron en el aire de tal manera, que solo pueda verlos desaparecer.

Que sí, que posiblemente ahora sólo sepa llorar y la mitad de la gente no entienda lo que hubo, lo que tuvimos ni mucho menos, lleguen a entender lo que te quise, te quiero; y espero no seguir haciendo en poco tiempo.
Que igual, si te paras a pensarlo esto no es un simple adiós, sino un hasta luego; pero siempre supiste que cualquier despedida me dolía por el hecho de no tenerte aquí. Como también echar de menos cosas que ni siquiera había tenido y que en teoría, llegaría a tener algún día.

Dicen que de buena soy tonta, que debo olvidar hasta las comas de esos 'te quiero, mi vida'; que debo borrarte de la faz de la tierra y que así la vida será mas llevadera sin recuerdos que, para que negarlo, harán daño; pero no puedo. No puedo por el simple hecho de que sigo esperando que esto sea una de esas pesadillas en las que te despiertas y tienes a la persona que quieres al otro lado de la cama, abrazándote.

Pero no te preocupes por mi, como dije y diré siempre; a base de palos se aprende y yo a la larga prometo ser experta. Prometo levantarme cada mañana pensando que la vida va a ser bonita porque sí, porque me apetece. Prometo sonreír al decir 'pa ti mi cola' y recordar esos 'pero que troll'. Prometo valorarme y aprender de todos los errores que cometí contigo. Prometo escuchar aquel grupo de música y acordarme de ti cantando al otro lado del teléfono. Te prometo que no olvidaré esos te quiero y tus 'me encanta que esté así de ñoña'. Y sobre todo, prometo ser feliz; por ti, por lo que tantas veces prometimos y por cada 'vales más que toda esta mierda'.

Mi error no fue quererte, quizás mi error fue, simplemente, creer que me querrías tú, y para toda la vida.