ríete,
mucho;
ríete tanto que duela.

lunes, 4 de agosto de 2014

Joder, mi vida entera.

Déjame decirte para empezar que te quiero, porque sí. Sin motivo alguno. Déjame darte las gracias por haber aparecido aquí cuando creía que estaba todo perdido.

Y es que creo que nadie se hace una idea de lo feliz que me hace tenerte; de la manera tan tonta que tengo de sonreír cuando te veo venir a lo lejos.
Porque no os miento si digo que es lo mejor de mi vida, mis ganas de vivir, de más y más cada día. Él es como esa luz al final del túnel que te hace respirar y decir 'oye, estoy bien'. Él y su manía de hacerme sonreír nada mas abrir los ojos cada día; porque decidme, ¿a quién no le enamora un mensaje de buenos días? ¿a quién no le gusta despertarse a besos?
Que te lo diré ahora y siempre, y es que la vida no es bonita si no te tengo. Que todo empezó a tener sentido la primera vez que te vi sonreír.

Dijeron que era imposible y estoy orgullosa de haber demostrado que quisimos, y pudimos hacerlo. Porque nos ha costado, hemos luchado por esto; y quiero que quede claro que con tal de tenerte a ti, daba de mi hasta lo que no tengo, pequeño.