Si algo le pido a la vida,

es que no me faltes nunca.

domingo, 16 de febrero de 2014

Kilómetros.

¿Alguna vez habéis sentido que habéis acabado algo sin ni siquiera haberlo empezado? Cuando te decides a luchar por algo y ni siquiera te dejan intentarlo. 

Fui detrás de ti, te busqué y te supliqué que te quedaras conmigo. Que lo intentaras. te prometí que sería capaz de hacerte feliz. ¿Te acuerdas? "Para toda la vida". Estúpidas palabras, ¿eh? Y sin embargo, siempre creemos que se cumplirá, que esa vez será diferente. Y caemos. Ilusos, nunca aprendemos lo que es el amor. 

Pero después de todo, ahora me siento fuerte, con ganas de comerme el mundo sin ti. He aprendido a vivir sin necesitarte, sin tenerte, sin quererte, sin...nada. Sonrío, sí, aunque te joda que sea feliz, lo soy. Luchaste e intentaste que llorara cada noche por ti y me he cansado. Me cansé de darte lo que no te merecías, de darte mi tiempo, mi ilusión, mis ganas y mi esperanza de intentar que lo nuestro saliera bien. Me cansé de luchar por algo que al final, ni vale la pena. Lo siento, me cansé de quererte. 

miércoles, 12 de febrero de 2014

Estamos en un punto en el que no sé que esperar de todo esto. ¿Cuánto llevamos ya intentando que esto salga bien? Desde que te conocí hemos cambiado tanto, que ni nos reconozco. Y ya estoy cansada, de fallar, de querer y nunca conseguir. Me canso de discutir, de hacer que nos sintamos mal, de decir cosas que siempre te hacen daño y sobre todo, de sentir que no puedo hacerte feliz; porque por mucho que digas que si, siento decirte que no lo veo así. Una persona no puede ser feliz cuando discute con la persona que más quiere cada día, cuando por mi culpa, siempre acabas llorando. Porque sí, siempre es culpa mía. 
No sé lo que debo hacer, lo único que busco es que seas feliz. Conmigo o sin mi. Y mucho me jode ver que tenga que ser sin mi, ver que que no puedo hacer feliz a lo mejor de mi vida porque necesitas cosas que no puedo darte. 
Tampoco quiero que llores, pero si lo hago yo, me imagino que tú también lo harás. Lo siento, las cosas no me salieron como imaginé. Perdóname por pensar que podía estar contigo siempre, y sobre todo, perdona por hacerte pasar por esto cuando ha sido un error mío. 
¿Una última cosa? Pese a esto, nunca olvides que te quise como jamás he querido a nadie.

viernes, 7 de febrero de 2014

Vuelvo, y con más ganas que nunca.

¿Sabes de esa sensación de sentir que el mundo por fin deja de darte la espalda? Que nada puede hacerte daño. Los comienzos. Las ganas, y tú. 
Tú. Has hecho que con un simple "buenos días" me alegre la mañana. Que una conversación acabe con cursilerías tipo "ni te imaginas lo feliz que me haces". Pensar que todo comenzó con un simple hola me da un cosquilleo en el estómago que te juro, jamás había sentido hasta que estuve a tu lado. 
Lo cierto es que había perdido las ganas, la sonrisa, la esperanza de un comienzo, de que algo valiera la pena, y como siempre digo, llegaste tú. Con esa sonrisa que dios, si que enamora. Con tus piques, tus bromas, y sobre todo; con tus ganas de hacerme feliz cada día. Llegaste, quisiste formar parte de mi vida y acabaste siendo ella. Y la gente dirá, '¿y ahora qué?' ¿Ahora? Ahora empieza nuestra vida juntos, pequeño.